Blog de NanoMyP®

NanoMyP: nanotecnología “bottom-up”

NanoMyP: nanotecnología “bottom-up”

NanoMyP: nanotecnología “bottom-up”

En este blog os hemos hablado de diferentes técnicas y aplicaciones de la nanotecnología. Pero hoy queremos aclarar la forma de trabajo de NanoMyP: cómo trabajamos y qué conseguimos.

INTRODUCCIÓN A LA NANOTECNOLOGÍA

Si queremos hablar de nanotecnología, primero debemos saber qué es un nanómetro. El prefijo nano quiere decir 10-9, es decir, una milmillonésima parte (0,000000001). Como ya hemos comentado alguna vez, un nanómetro es decenas de miles de veces más pequeño que el diámetro de un cabello humano. Si comparamos una nanopartícula con un balón de fútbol mantienen las mismas proporciones que el mismo balón con la Tierra.

sin-titulo

Aunque muy a menudo se hace referencia a la ciencia de lo pequeño, la nanotecnología no implica simplemente estructuras y productos muy pequeños. A menudo, se incorporan a materiales con más volumen y a grandes superficies algunos rasgos y características de la nanoescala. Conceptualmente, la nanotecnología se refiere a las actividades científicas y tecnológicas llevadas a cabo a escala atómica y molecular, a los principios científicos y a las nuevas propiedades que pueden comprenderse y controlarse cuando se interviene a dicha escala.

TIPOS DE NANOTECNOLOGÍA

En el área de la nanotecnología se diferencian dos tipos de métodos de fabricación o enfoques:

  • Top-down, “reducción del tamaño”: literalmente de arriba hacia abajo, en el sentido de desde lo macro (mayor) hacia lo micro (menor). Los mecanismos y las estructuras se miniaturizan a escala nanométrica. Este tipo de nanotecnología ha sido la más frecuente hasta la fecha, más concretamente en el ámbito de la electrónica, donde predomina la miniaturización
  • Bottom-up, “auto ensamblado”: literalmente de abajo hacia arriba, en el sentido de desde lo micro (menor) hacia lo macro (mayor). Se comienza con una estructura nanométrica como una molécula y mediante un proceso de montaje o autoensamblado, totalmente automático, se crea un mecanismo mayor que el mecanismo con el que comenzamos. Este enfoque, en parte considerado como el “único” y “verdadero” enfoque nanotecnológico, ha de permitir que la materia pueda controlarse de manera extremadamente precisa. De esta manera podremos liberarnos de las limitaciones de la miniaturización, muy presentes en el campo de la electrónica. Esta es la nanotecnología que utilizamos en NanoMyP.

La nanotecnología permite la creación de nuevos materiales, dispositivos y sistemas, útiles y funcionales, mediante el control de la materia en la escala del nanómetro, y el aprovechamiento de nuevos fenómenos y propiedades físicas, químicas y biológicas a esa escala de longitudes.

¿TODOS LOS NANOMATERIALES SON POTENCIALMENTE PELIGROSOS?

¿Por qué decimos esto? Porque existe mucha controversia en cuanto a la nocividad de “lo nano”: ¿atraviesa la barrera hematoencefálica?¿provoca daños genéticos?¿perjudicial para el medio ambiente?

Es verdad que hay muchos nanomateriales que pueden ser potencialmente peligrosos. Pero eso no implica que todos ellos lo sean.

El prefijo nano indica que al menos una de las dimensiones características del material está reducida a escala nanométrica. Pero no quiere decir que el tamaño final del material sea nanométrico. Este es el caso de nuestras membranas nanoestructuradas, las cuales se forman a partir de electrospinning, que consigue un tejido no tejido desde “nanofibras poliméricas”. Estas membranas están formadas por nanofibras, por lo que es un nanomaterial, sin embargo el material final es macro y no tiene capacidad de afectar a los organismos ni de contaminar (en el mismo sentido que las nanopartículas) el medio ambiente.En este caso, la nanotecnología afecta a la superficie activa del material y le confiere características excepcionales para diferentes aplicaciones  (diagnóstico, ensayos ELISA, Southern Blot…).

Algo parecido ocurre con nuestras partículas. Contamos con nanopartículas y, sobre todo, con micropartículas. En todos los casos partimos de moléculas y alcanzamos estructuras superiores en tamaño (bottom-up). Pero estos nanomateriales tiene un tamaño tal que no atraviesan las barreras de protección humana y, por tanto, no pueden entrar en el flujo sanguíneo, lo que disminuye enormemente su peligrosidad

En definitiva, trabajar con nanotecnología, no siempre conlleva riesgos asociados al tamaño.

One thought on “NanoMyP: nanotecnología “bottom-up”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *